martes, 21 de diciembre de 2010

Teo va (a ir) a una fiesta

"Last night a DJ saved my life".

Teo tiene una fiesta mañana. O al menos, lo han invitado.
No es que la fiesta la haya organizado él, pero sí que le han animado a que se presente.
Siempre que le habían hablado de fiestas, él había contestado: "Todavía soy demasiado pequeño para saber qué es eso". Pero aunque no lo parezca, Teo es ya todo un hombrecito.
Su madre había puesto mala cara cuando Teo le nombró la idea, pero ante la insistencia de Hugo y sabiendo que Teo era un chico responsable que no solía meterse en demasiados líos, concedió a su hijo el honor de asistir a ella sin cargo de conciencia.

Hugo le había dicho que a la fiesta acudirían todos sus compañeros de clase, pero también personas de otros cursos. Teo pensó que esta era una muy buena manera de hacer amigos, de abrirse y conocer un poco más a otras personas, esas que veía simplemente por los pasillos de la escuela y con la que se decía unas pocas palabras tímidas antes de volver a meterse a clase.

En realidad, Teo nunca ha ido a una fiesta como tal. A algún cumpleaños, o celebración de fin de curso... pero nunca a una fiesta como tal, a un acontecimiento con el nombre de fiesta, sin más. Entonces, Teo comienza a imaginar.

"We got a redlight, pornographic, dance fight, systematic honey, but we got no money".
"We do the dance right, we have got it made like icecream topped with honey, but we got no money".

Lo primero que ve Teo en su mente es a una gran cantidad de gente. Y esto es lógico que así ocurra, porque Teo es lo suficientemente inteligente como para saber que la palabra fiesta, implica además diversión, alegría, disfrute... y esto es más difícil hacerlo si no estás con nadie. Teo imagina a todas esas personas muy bien vestidas, porque al fin y al cabo, es un acto donde te van a ver otras personas, por tanto tienes que dar una buena impresión. Huele bien. Como a la colonia que su padre tiene en el cajón y que él usa cuando su padre no está en casa.

"Daddy I'm so sorry, I'm so sorry yeah.
We just like to party, like to party yeah".

Entonces Teo piensa que quizá a la fiesta vaya Ania.

"I met a girl down at the disco.
She said hey yeah let's go.
I could be your baby, you can be my honey
Let's spend time not money".

Ania es una chica de su clase que le hace mucha gracia, porque es una chica muy patosa y siempre está resbalándose o chocándose contra las patas de las mesas. Y Teo se ríe por eso, pero también sabe escuchar a Ania porque es una chica muy despierta e inteligente. Y a Teo le gustan esas chicas, no las otras, que son unas estiradas, las que se pegan contra la pata de la mesa y no vuelven a clase en un mes por el miedo al ridículo social. Esas que nunca se ríen. No, esas a Teo no le gustan nada.

"Yes, I can see her because every girl in here wanna be her".

Teo se cansa. Porque aunque tenga cierta noción de la palabra fiesta, no sabe realmente nada sobre qué se hace o qué no se hace en una fiesta: ¿puedes llevarte a tu perro? ¿hay piscina de bolas por si tus hermanos pequeños tienen que irse contigo? ¿cuánto dura una fiesta? ¿la gente se comporta bien en una fiesta? ¿se juega al escondite en una fiesta?

Entonces, Teo llama a Soledad, la profesora de Lengua, porque son muy amigos y Soledad siempre le ha dicho que la llame sin compromiso siempre que tenga una duda o que no sepa algo. Y le pregunta qué es una fiesta. La respuesta de Soledad es: "Una fiesta es una reunión social donde las personas que a ella asisten procuran adormecer sus inquietudes existenciales y sus quebraderos de cabeza mediante la diversión". Pero Teo no comprende del todo eso de las inquietudes existenciales, entonces le dice a Juan, que es el marido de Soledad, que se ponga al teléfono, porque él es profesor de Filosofía, y le pregunta qué significa eso de las inquietudes existenciales. Juan responde: "Algo con lo que todavía no se te tiene que castigar a ti, Teo. Las fiestas son el kilométrico jardín de Baco, así que cuidado". Pero Teo vuelve a no entender nada de nada.

"What my mama don't know, what my mama don't know".

Entonces, Teo decide que no va a volver a pedir consejo, pues cada persona va a ofrecerle su referente personal de fiesta, pero no una definición que pueda servirle a él. Y decide que él mismo asistirá a la fiesta, y a la mañana siguiente, ya sabrá si le ha gustado o no. Y si al menos la experiencia no ha sido agradable, siempre podrá decir que una fiesta es una basura cuando le pregunten qué significa la palabra fiesta.

"From here on out
I'll be your commander
No fear no doubt
I'll provide the answer".

(Por si alguno de los lectores siente interés, la fiesta a la que asistirá Teo mañana, Miércoles día 22, tendrá lugar en el Café Teatre 1900 de la calle Mestre Guillem, 48, en Manises).

martes, 14 de diciembre de 2010

Entremos en el congelador...

Hace unos días, Abel Zamora, actor valenciano, recibía en Barcelona el premio de la Mostra de Teatre al Mejor Actor por su interpretación en la obra "El congelador", de la cual el mismo es actor.

Teo tuvo la suerte de ver esta obra hace poco en el teatro del pueblo de su abuela, y está tremendamente contento por haberlo hecho...

"El congelador" cuenta la historia de dos hermanos que regentan una carnicería y unos atracadores les encierran en el congelador del establecimiento. A partir de aquí, los dos hermanos, que hace mucho tiempo que no estaban juntos, empiezan a contarse cosas, vivencias, secretos, a reprocharse problemas familiares...


Teo, al leer la reseña pensaba que sería un drama en toda regla, pero tiene grandes momentos cómicos, como de repente que aparezca en mitad del congelador una gran bola de discoteca y suene "La revolución sexual"... ¡A TEO LE ENTRARON GANAS DE PONERSE A BAILAR!

Una gran mezcla en el tono de la obra que consiguió atrapar al pequeño y a su tia (esta vez no iba con su abuela...). Un escenario que, pese a ser grande y estar abierto, los dos actores, Sergio Caballero y Abel Zamora, consiguen atraparte en ese pequeño congelador...Teo sintió como se agobiaba a la vez que se lo pasaba en grande...


Dentro de poco esta obra volverá al Talía así que, el gran Teo os recomienda que no os la perdáis, porque es una de las mejores obras contemporáneas de la que váis a poder disfrutar!!




domingo, 12 de diciembre de 2010

Teo y la Barraca



Ya no se hace teatro como el de antes, ni mejor ni peor, diferente, más moderno, pero no como el de antes, y eso Teo lo sabe, lo nota... El otro día, Teo nos contaba como el grupo Escena Erasmus salió de gira por toda españa con La nave de los locos, y a raíz de esto, le han entrado ganas de hablaros de Lorca y de su proyecto: La Barraca, algo muy similar al proyecto Escena Erasmus...

La Barraca fue un teatro universitario ambulante que se propuso poner de nuevo al pueblo español en contacto con su glorioso pasado teatral; uno de los generosos proyectos que la República llevó a cabo a poco de su advenimiento. Siendo su cometido de carácter cultural y popular, no es de sorprender que su defensor en el seno del gobierno de la república fuese Don Fernando de los ríos, ministro de la justicia inicialmente y luego de Instrucción Pública, Ministerio del que dependía la subvención de la barraca.



El proyecto presentado por la Federación de estudiantes era mucho más vasto que el que se realizó. Comportaba aparte de un teatro ambulante, un teatro fijo en Madrid, y que algunos estudiantes de arquitectura llegaron a proyectar, y según estos planos la sala habría contado con quinientas butacas y cinco palcos al fondo.



Se hablaba de la Barraca mucho antes de que existiera, es muy probable que el nombre aludiese más bien al teatro fijo., ya que el ambulante era un teatro al aire libre, mas cerca del teatro de la época clásica, que se desplazaba y hacía sobre carros. En parte de andalucia, y especialmente en Granada, de donde es Lorca, las barracas son las construcciones de madera fácilmente desmontables donde se hacen los espectáculos y números propios de las ferias, sin excluir el teatrillo de muñecos.

El proyecto presentado por la Federación de estudiantes era mucho más vasto que el que se realizó. Comportaba aparte de un teatro ambulante, un teatro fijo en Madrid, y que algunos estudiantes de arquitectura llegaron a proyectar, y según estos planos la sala habría contado con quinientas butacas y cinco palcos al fondo.

Que proyecto tan bonito...


Hablando con su abuelita, a Teo se le acaba de ocurrir que les propondrá algo a sus compañeros de clase... ¿porqué no convertirse en el sucesor de Lorca?

Ay! va a dejar de soñar...


Lo que tiene claro es que sin trabajo, no se pueden conseguir las cosas...


video

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Teo se va de gira.


Hace unos meses Teo conoció a un grupo de teatro de lo más particular.
Se llamaba Escena Erasmus. Estaba formado por gente de muchos países de Europa: ingleses, polacos, alemanes, franceses, griegos, italianos, daneses, españoles...
Los actores del grupo le contaron a Teo que se habían ido de gira todo el mes de julio por España.
A Teo eso de estar un mes entero viajando, durmiendo cada noche en un sitio distinto, actuando cada día en un escenario distinto...le parecía maravilloso, quería saber todos los detalles y una chica le dijo que le pasaría una crónica que había hecho para acordarse siempre de lo especial que había sido aquella gira.
Hoy Teo quiere compartir con vosotros los primeros días de esa crónica, los primeros días de esa gira.

3/7/10

Como actuamos el día de antes toda la escenografía está en La Nau así que quedamos allí a las 9 para cargar el autobús.

Suerte que mi padre vino a recogerme porque me acosté a las 7,00 para levantarme a las 8 y...como que no me hice viva.

Todas las dudas y lo dura de cerrar que pudiera estar la maleta fue historia cuando una voz dijo nada más subir todos al autobús: Chicos, era verdad, estamos de gira, ya no hay vuelta atrás.

Gritos, bailes, abrazos...todo al ritmo de la música de Anna Fraga.

Llegamos a Motilla. Hostal R ( de un peluflo-no era ni una estrella-). Montamos la escenografía, comemos y echamos una siestecita.

A las 8 empieza la obra: Das narren, Das narren...y a las 8,15, en pleno Gerineldito querido...APAGÓN!! Terminamos Gerineldo a oscuras y al empezar mi escena el soldado me dice: No señora, no nos molestan...tras lo cual murmura rápidamente ¡Congelamos!. Nos quedamos inmóviles hasta que vino la luz.


La obra siguió normal.

Al terminar partido, paseo, cena y a dormir ( o a arreglar el mundo en petite comitté junto a una italiana, una escocesa y una judía valenciana).

4/7/10

Adiós Motilla y HOLA!! Villanueva de la Jara...que día más guay!

El pueblo precioso, la gente genial, el alcalde fregando el teatro, el teatro muy moderno, la actuación una maravilla... Lo más chulo ha sido el principio y el final. Hemos innovado y hemos recibido a la gente con cara de locos como si fuesemos estatuas de cera y cada vez que entraba alguien daba un respingo o decía que susto! que miedo! Al salir les hemos despedido haciéndoles un pasillo y cantando y los más valientes hasta se han puesto a bailar en medio de nuestro pasillo de locos.

Por la mañana ha venido a visitarnos al montaje una actriz valenciana a la que he visto en teatro y que me encanta y que actuó ayer en el teatro que hemos actuado nosotros hoy. El teatro me ha gustado mucho. Se llamaba ‘’ El granero’’ porque es un antiguo granero convertido en sala. Una sala muy moderna, muy bien equipada y que por lo visto programa obras profesionales muy a menudo.

Durante la comida y en la sobremesa, ha habido un debate sobre política polaca que ha derivado en un debate sobre las normas de un debate y que me ha cargado de energía más que cualquier calentamiento.

Tengo que hacer una mención especial al hotel. Me muero de amor. Como diría la inglesa que duerme a mi lado: Awesome. Casas rurales adosadas con un patio común y una terraza con piscina.

Después de cenar streap tease franco-germano en la piscina y mientras unos bebían para superar el trauma que esto les ha ocasionado otros hemos dado un paseo hasta una basílica preciosa y nos hemos dedicado cuentos y mitología mientras mirábamos las estrellas. Romanticismo puro. Después más piscina, música, canto, baile...y poco a poco cada cuatro a su casita cuca a descansar.

En mi casita cuca ya han cerrado los ojos una danesa, una polaca y una inglesa...así que buenas noches, que mañana parto hacia León y como es nuestro día libre el ministerio nos regala la estancia en un hotel de cuatro estrellas.


5/7/10

Día de trayecto, de descanso y de turismo.

Cargamos el autobús pronto pero como nuestro burgués tuvo un problema a distancia con su universidad francesa estuvimos un rato esperando es nuestro hotel rural a que hiciera todo lo posible por solucionarlo. Para ser sincera Charlotte y yo esperamos muy plácidamente porque Glee nos acompañó en nuestra espera.

Tras esto partimos hacia León. Paramos en Madrid para comer y para que Osqui, el autobusero Oscar que ya tiene todo nuestro cariño y ese apodo, enganchara al autobús un remolque donde poner las maletas porque el decorado se come todo el maletero.

En el trayecto empecé la historia interminable y Celio nos presentó la nueva adicción de varios navegantes de la nave: El juego del hombre lobo.

Además me llama la atención que todos leemos en el autobús y sobre todo que una gran proporción de gente lee filosofía moderna en su lengua.

Llegamos al hotel de cuatro estrellas leonés, nos pusimos guapos y fuimos a ver la ciudad. Algunos desistieron y se quedaron en el primer pub alegando cansancio y los más valientes nos encaminamos a recorrer durante gran parte de la noche una ciudad preciosa. Era como un pueblo ciudad. Cuando todos estuvimos juntos Dani nos contó que íbamos a salir en La Ser este sábado y nos dio detalles de todo el conjunto de lo que representamos, el simbolismo de nuestro grupo en sí.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Teo quiere ser tu amigo

Teo llega al cine con Hugo.
hace 2 horas y 30 minutos.

Teo encuentra una butaca central.
hace 2 horas y 15 minutos.

Teo empieza a zapatear mientras no puede resistir la tentación de comer alguna palomita.
hace 2 horas y 5 minutos.

Teo abre la boca desmesuradamente mientras observa el magnífico laberinto de edificios que se abre ante él cuando empieza la película.
hace 2 horas.

Teo sonríe tras ver la cara del protagonista porque le parece gracioso y le recuerda un poco a Hugo.
hace 1 hora y 55 minutos.

Teo se confunde porque la película alterna distintas escenas y el protagonista aparece en ambas, pero parecen historias diferentes.
hace 1 hora y 52 minutos.

Teo se hace un lío cuando comienza la escena de la creación de FaceMash (algo que todavía no sabe qué es) y mete la cabeza en su envase de cartón de palomitas semivacío.
hace 1 hora y 50 minutos.

Teo piensa que hay tres chicos de la película que los han hecho por ordenador porque parecen muy poco humanos.
hace 1 hora y 35 minutos.

Teo piensa que quiere ir a estudiar a ese sitio que todos dicen que se llama Harvard para conocer a Mark, el protagonista de la película, y hacerse su amigo, porque es alguien muy inteligente.
hace 1 hora y 30 minutos.

Teo se asombra al ver que en la película aparece el segundo hombre más rico del mundo, ese al que su papá se dirige como “el cabrón de la ventana”.
hace 1 hora y 25 minutos.

Teo se acaba todas las palomitas y le roba algunas a Hugo, que se ha quedado dormido y le cae la baba por la parte izquierda del labio.
hace 1 hora y 20 minutos.

Teo sonríe porque le cae bien el nuevo chico que los protagonistas han conocido, un tal Sean Parker.
hace 1 hora y 15 minutos.

Teo comienza a sentirse triste porque ve como Mark y Eduardo, que es su mejor amigo, empiezan a distanciarse por culpa del tal Sean Parker y entonces ya no le cae tan bien.
hace 1 hora y 5 minutos.

Teo se aburre cuando los tres maniquíes aparecen en pantalla.
hace 1 hora.

Teo despierta a Hugo para preguntarle por qué hay dos historias distintas en la misma película.
hace 55 minutos.

Teo se siente culpable porque una señora les ha reñido y les ha obligado a callarse.
hace 54 minutos.

Teo ya está más tranquilo porque esa misma señora luego le ha explicado lo que está pasando en la película: que la escena del juicio es posterior a todo lo que se está contando del protagonista, por tanto, cronológicamente el juicio va después que la historia de la creación de la red social de Mark: Facebook.
hace 53 minutos.

Teo siente dolor de cabeza.
hace 50 minutos.

Teo se enfada con Sean Parker por meter a Mark en un gran lío con la policía.
hace 35 minutos.

Teo comienza a comprender por fin ambas historias y se alegra de que el juicio haya acabado más o menos bien.
hace 20 minutos.

Teo piensa que Mark es un poco tonto por pasar el rato apretando un botón en un teclado de ordenador para ver si algo cambia en la pantalla de Facebook que tiene delante.
hace 15 minutos.

Teo piensa que Mark definitivamente se ha vuelto loco para siempre.
hace 15 minutos.

Teo se levanta de la butaca.
hace 10 minutos.

Teo vuelve a casa con Hugo y de camino piensa en la película que acaba de ver.
hace 9 minutos.

Teo piensa que le gustaría tener amigos como los que tenía Mark: amigos que no estás viendo con tus ojos cara a cara, sino a través de la pantalla de un ordenador.
hace 7 minutos.

Teo piensa que esa cosa llamada Facebook tiene que ser algo realmente interesante y apetecible como para que tantas personas estén metidas ahí dentro.
hace 5 minutos.

Teo piensa que, si en realidad esa cosa llamada Facebook es tan guay, no entiende porque una persona se pasa tanto rato apretando un botón para ver cómo nunca pasa nada.
hace 3 minutos.

Teo piensa que Mark es tonto.
hace 2 minutos.

Teo sube a casa.
hace 1 minuto.

Teo enciende el ordenador.
hace 30 segundos.

Teo entra en Facebook.
hace 15 segundos.

Teo apreta Registrarse.
hace 1 segundo.

martes, 30 de noviembre de 2010

TEO y SPONTAN

Este fin de semana Teo, cansado de estar en casa, salió a dar un paseo y se encontró con un lugar muy peculiar. La sala Carolina, un espacio cultural compuesto por varias salas. En una de ellas se representaba SPONTAN.

En la puerta de la sala Teo se preguntó si debía entrar a ver el espectáculo, porque era algo tarde y su madre se preocuparía si tardaba mucho en llegar, y más aún cuando anochece tan pronto. Le preguntó a una señora que estaba fumando si duraba mucho la performance.

-¡Que va chico! Es muy divertida, nunca se me ha hecho larga, y eso que he venido varias veces a verla. Siempre hay cosas interesantes que ver en el trabajo de estos chicos, y también es interesante ver cómo responde el público cada vez. ¡Entra! Igual hasta tienes la oportunidad de salir con ellos en alguna de las impros.

Teo entró. SPONTAN es un espectáculo donde participan actores y público. Antes de entrar a la sala a Teo le dieron un cartoncito donde tenía que escribir cualquier frase o palabra, lo que se le pasara en ese momento por la cabeza, "Mickey Mouse y sus amigos son unos radicales", fue lo que escribió... (Es normal, su tía le obligó a comer espinacas en un plato de mickey mouse, daisy, donald, minnie y toda esta gente... imaginate, no lo olvida...) Antes de sentarse en su butaca Teo dejó el cartón en un bol naranja que estaba en el borde del escenario.

El espectáculo comenzó. Cinco chicos vestidos con camiseta negra y vaqueros presentaban la performance. Harían improvisaciones a partir de unas cuantas pautas, juegos y las frases propuestas por el público. Lo primero que hicieron fue leer uno de los cartones, "Mentira". Cada vez que esa palabra apareciera en cualquier momento de todo el espectáculo el público tenía que aplaudir y expresarse con fuerza (Primera pauta a tener en cuenta). Ésto solo fue el principio. Cada vez se complicaban más las improvisaciones. Es una sorpresa, así que Teo me ha pedido que no revele nada de lo que pasó. ¡Moved el culo!

A Teo le encantó, había pasado de una tarde aburrida y sin nada que hacer a participar en un espectáculo. Le recordaba a cuando va al parque de atracciones con su abuela, porque estaba muy emocionado. La sensación de que el público formara parte de esas improvisaciones le pareció muy divertido. No para de decirme que quiere ir otra vez. Es un ilusionante pesado. Eso está bien. Ahora yo también tengo ganas.


*Fdo: La mamá de Teo.



http://www.spontan.es/

http://improspontan.blogspot.com/

http://www.carolinatorres.org/


jueves, 25 de noviembre de 2010

Teo y el Optimismo


" Los héroes clásicos reflejados en espejos cóncavos dan el Esperpento. Las imágenes más bllas, n espejos cóncavos, son absurdas" Ramón del Valle Inclán.




Teo llegó del colegio lleno de rabia. Ese día en el recreo se había peleado con su mejor amigo, Hugo.

Cuando entró a casa tiró la mochila, puso la tele y se sentó en el sofá enfurruñado. Su padre leía en el sillón de siempre "Divinas Palabras". Lo miró de reojo. No le dijo nada, esperó.


- Papá, he decidido que no voy a ser más amigo de Hugo.

- ¿Y eso, por qué?- le preguntó su padre sin despegar los ojos del libro.


Teo le enseñó el moratón del brazo, que le dolía mucho y le contó lo que le había ocurrido.


- Y dime, ¿tú le has pegado también?

- Sí

- Y le has hecho daño, a que sí.

- Sí.. pero no le he hecho ningún moratonazo como éste..

- ¿Sabes que al señor que escribió mi libro le pasó algo parecido? Él era gallego, como la abuela, pero cuando era jovenzuelo vivía en Madrid. Le gustaba mucho salir por los bares de la Puerta del Sol, la plaza de las campanadas y las uvas que sale en la tele. La historia que te voy a contar sucedió en el Café de la Montaña.

- ¿Tú estabas allí, papá?

- No, claro que no. Ésto pasó en julio de 1899 cariño, ni la tía Catalina había nacido aún.

- Aaah

- Pues uno de aquellos días el señor tuvo una discusión con un amigo y compatriota suyo que se llamaba Manuel Bueno. Discutían sobre la legalidad de un duelo que debía celebrarse y eso les llevó a las manos y a los bastones.

- ¡¿A los bastones?!

- Sí hijo, a bastonazo limpio. Uno de esos golpes le dio en la cabeza y le hizo una herida que no paraba de sangrar, y otro certero golpe hizo que se le clavara uno de los gemelos que llevaba en la camisa, el de la muñeca izquierda, y además le fragmentó los huesos del antebrazo en trocitos.

El señor, que era muy despreocupado, no se curó la herida del brazo y al cabo de unos días la tenía peor. Se le estaba gangrenando. La grave infección solo puedieron curársela amputándole el brazo, es decir, quitándoselo.

- Jolin, que daño

- A que sí, pues en esa época las operaciones se hacían con muy pocos medios. No había anestesia y el señor estuvo despierto, menos por un instante que se desmayó. Cuando casi habían terminado les dijo a los que estaban allí que acabaran de aguantarse el mono y que se encendieran un cigarro con él. Y así, el final de la amputación la vivió haciéndo círculos de humo con su puro habano, mirando al techo.

- ¿Y no estaba triste?

- Claro, me imagino, porque es un golpe muy duro quedarte sin brazo con solo treinta y tres años, pero siempre hay cosas peores, Teo. Eso pensaría él mientras miraba al techo. El hecho, lejos de deprimirle o de debilitarle, le hizo más fuerte y su ingenio salió de nuevo a la luz. Ramón del Valle Inclán, que así es como se llamaba, fue visto durante mucho tiempo por los típicos cafés y centros culturales madrileños mencionando que su brazo lo había perdido en una fiera batalla con un León.

- Seguro que no fue más amigo de ése..

- Pues, ¿sabes que hizo cuando vio a Manuel Bueno por primera vez después de todo eso?

- ¡Le pegó un puñetazo con el otro brazo!

- No, le estrechó la mano.

- No lo entiendo...


-¡Cariño, ayúdame a redactar el artículo para mañana!- dijo la madre de Teo desde el estudio.

- ¡Voy!, Teo piensa en lo que he contado y toma la decisión que creas conveniente. Cuando acabe de ayudar a tu madre hacemos la cena.


Al día siguiente Teo fue a buscar a Hugo para ir la escuela pero su madre le dijo que ya había salido. Teo caminaba cabizbajo y pensativo. De pronto oyó un "tss, tss"desde la acera paralela, era Hugo . Se miraron, serios, muy serios, tan serios que explotaron a reir. Hugo cruzó la calle y le chocó la mano. Siguieron el camino enseñándose los cromos disponibles para cambiar.




Optimismo: Es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las cirunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.




martes, 23 de noviembre de 2010

"Café y Cigarrillos"

A parte de obras de teatro famosas y películas, a Teo también le gusta hablar de cosas que suceden en su escuela, y es que se ha dado cuenta que hay muchos alumnos de la ESAD Valencia con ganas de hacer cosas, de formarse más allá...y lo tiene claro, además, por eso escribe también este blog, porque le gusta que todos conozcan lo que piensa y quiere promocionar lo que le gusta.

Se está haciendo muchos colegas en la ESAD y hoy le han contado que el año pasado, a finales de curso, un grupo de estudiantes dirigidos por Borja López montó (o mejor dicho, teatralizó) algunas escenas de la película "Café y cigarrillos" de Jim Jarmusch.

Ha estado hablando con algunos de los chicos que están en este montaje, que en total son diez, aunque no ha hablado con todos...y le han contado como nació la idea, y es que le pidieron a Borja un montaje de humor para representar en una feria en Puçol, y de ahí ya han salido dos bolos más que hicieron este verano y esperan seguir en lo que queda de curso.

Teo todavía no ha visto las escenas, pero se muere de ganas porque le han contado que son super cómicas, algunas muy surrealistas y otras recrean situaciones que, aunque parezcan más normales, no lo son, porque, en "Café y cigarrillos" pocas cosas normales hay...

Pero es que lo que más le apetece a Teo es ver a sus colegas de la Escuela de Arte Dramático, y le encanta que haya gente con inquietudes. Desde aquí anima a la gente a que haga cosas, a que escriba historias, a que invente, a que cree (o recree)... porque como dice Grotowsky (un señor al que está conociendo ahora en sus clases y del que ya os hablará): "Uno debe aprender a partir de hacer y no a través de la memorización de ideas y teorías". (Aunque sabe que las teorías son importantes).

Bueno, y hoy Teo se va ya a dormir...se le ha hecho tarde para escribir la entrada pero ultimamente está muy ocupado...

También sabe que no ha hecho ninguna crítica teatral, ni de cine...pero lo ha consultado con su abuelita y creía conveniente hacer publicidad a sus amigos sobre la obra que quieren llevar por ahí y de la que esperan que salgan algunos bolos...

De hecho, hay en youtube videos de las actuaciones que hicieron en el Aula Escenario de la ESAD el pasado junio, y aquí os deja una muy misteriosa...


jueves, 18 de noviembre de 2010

Herois.


-Teo, la mamá y yo nos vamos al cine. ¿ Quieres que llamemos al primo Jorge y os meteis vosotros a una película de dibujos?

A Teo le encantaba ir al cine y aún más si era con su primo Jorge. Para los ojos de Teo él era como mitad niño mitad mayor. Por ejemplo, aún le gustaban las pelis de dibujos y a la vez ya llevaba cartera con dinero así que podía comprar para él y para Teo gominolas y palomitas y no sólo ‘’Una de las dos cosas’’.
Lo único malo de ir con él era que tardaba mucho en estar listo para salir de casa. Teo no entendía porque a su primo le gustaba tanto cambiarse tres veces de camiseta, estar tanto tiempo peinándose e incluso estar mucho rato mirando el armario de las zapatillas.

Después de todo ese ritual cuando llegaron al cine ya era demasiado tarde: Había empezado ‘’Gru, mi villano favorito’’ y ya no podían entrar a verla.

A la mamá de Teo se le ocurrió la solución. Les propuso entrar a ver Herois, dijo que era una peli de mayores y de niños.

Teo se alegró muchísimo de haber llegado tarde. Aquella película le encantaba.¡Empezaba justo cuando uno de los protagonistas se iba de vacaciones! Y trataba sobre un grupo de amigos que se encontraban todos los veranos. La película nos enseñaba como estaban todo el día jugando, yendo en bici, bañándose en la playa…¡Teo se lo estaba pasando bien solo con verlos!

Había otra parte de la peli que Teo pensó que sería la que correspondería a los mayores. Un señor se quedaba tirado en la carretera y recogía a una chica que tenía que encontrarse con un amigo de la infancia.
Después resultó que los niños y los mayores eran los mismos.

Al terminar la peli Jorge, el papá y la mamá de Teo estaban llorando.
Después en el coche, ya sin lágrimas, su papá dijo:

-Hay que reconocer que el director se ha exccedido con la música. Era demasiado grandilocuente. Magnificaba unos momentos que requerían de más espontaneidad, frescura e inocencia. Es como si tanta épica rompiera la intimidad que consigue crear con la relación de los niños y sus vivencias. Con la intención de llegar más al espectador, de que el espectador se emocione, enfatiza momentos que si buscas en ti son más bien bastante suaves. Demasiado forzado para mi gusto.

-Eso es cinismo. Te pones demasiado cínico cuando ves algo poco intelectualizado.- dijo la mamá de Teo.

-Entonces reconoces que no es muy profunda. Vamos, es como si en vez de arte fuera un anuncio. Pura retórica cinematrográfica.- defendíó su papá.

- No, es algo mucho más sencillo y transparente. Simplemente digo que esta película está más destinada a provocar una emoción franca. Es profunda en otro sentido. No quiero pensar que está inspirada por un deseo comercial ni sensiblero, sino más bien por la absoluta franqueza que nos brinda la memoria emocional. Reconoce al menos que el director se arriesga al exponerse tan abiertamente al cinismo y que requiere cierta valentía, sobre todo en Europa, deshacerse de ese miedo al ridículo y arrojarse en manos de la nostalgia por un paraíso perdido. Y supongo que a la hora de la creación también sería duro exponerse al sentimiento de mezclar lo que ocurrió y la vivencia de entonces, con el recuerdo de lo que ocurrió desde la vivencia de ahora.

Hacía rato que Teo no entendía nada de lo que decían sus papás. Además el hecho de darse cuenta a través de la película de que los niños crecen y sus vidas cambian, de que no sería un niño para siempre, le había absorvido y le había puesto un poco triste. Quizá por eso lloraban antes sus papás.

Al mismo tiempo, Jorge, que no era muy dado a escuhar a los mayores, se limitaba a cantar, con una mirada muy seria, la última canción que había sonado en la película....
...Forever young, I want to be forever young...


.

martes, 16 de noviembre de 2010

Nonsolum


Hace cosa de dos semanas, Teo estaba cenando temprano en la mesa de la cocina, mientras su madre esperaba a Papá, que todavía no había acabado de trabajar. Bueno, en realidad, no era el único que estaba cenando, ya que, en secreto, iba dándole parte de su alimento a Yako, que le tocaba con la pata cada vez que se acababa el bocado que Teo le ofrecía por debajo de la mesa.
Estaba cenando temprano porque al día siguiente, Teo tenía que ir a la escuela.

Entonces, sonó el teléfono y Teo, a quien le encanta ser el primero en cogerlo para saber quién está llamando, se levantó de la silla de un solo golpe para correr al comedor a atender la llamada. Era su abuela. Le dijo que esa noche hacían una representación en un teatro llamado El Musical y que si le apetecía ir. Con un nombre tan chulo, Teo casi se atragantó al responder que sí. Las otras obras de teatro que había visto le habían gustado bastante, y además, estaba empezando a cogerle el gusto a esto de ir al teatro.

Mamá no fue tan permisiva. Se enfadó mucho, y al final accedió porque la abuela se presentó allí, y la abuela de Teo puede ser una anciana, pero si quiere puede ser también una niña malcriada y contestona que no para hasta salirse con la suya. Así que finalmente, a las 21:30 horas de la noche, Teo y su abuela abandonaban el hogar familiar camino hacia El Musical.

Nonsolum.

Ese era el nombre de la obra de teatro que Teo iba a ver aquella noche.
En cuanto lo escuchó, empezó a imaginarse que la representación tenía como protagonista a un superhéroe o un extraterrestre que se llamaba Nonsolum y que llegaba a la Tierra con el fin de salvar a los humanos de algún enorme peligro. Porque realmente esa palabra no se parecía a ninguna otra que Teo hubiera leído o escuchado decir antes. La verdad es que era una palabra bastante extraña.

Se apagaron las luces.

Entonces Teo se dio cuenta de que en esa obra no había ni mesas y taburetes ni bancos ni nada parecido. Sólo un pequeño cajón de madera. Como la trampilla que custodia Fluffy, el perro de tres cabezas, en Harry Potter.

De pronto apareció un hombre en el escenario. A Teo le dio bastante risa porque silbaba y tarareaba algo sin parar, y se movía de allá para acá de una manera bastante peculiar. Pero Teo todavía no se había acomodado del todo, pues no entendía de qué trataba la obra en realidad.

Entonces el hombre se presentó. Pero luego tocaron al timbre. Y el hombre se presentó de nuevo como otra persona distinta. Y volvió a ocurrir. Y volvió a ocurrir. Muchas veces. Teo se reía, pero todavía no entendía a dónde iba a parar todo aquello. La misma persona era alto, bajo, delgado, gordo, desnudo, vestido... Entonces Teo se acordó de los juegos con sus compañeros en el recreo: Los lunes toca historia de indios; los martes, aventura de superhéroes; los miercoles, guerra de bandos; los jueves, el zoo; los viernes, invasión alienígena. Y en todas esas situaciones, Teo era Kukhum, o Spiderman, o el General T, o una pantera o R5D2-II. Y sin embargo, seguía siendo Teo. Porque él era Teo al fin y al cabo, aunque a veces fuera un indio y otras un alienígena. Y es cuando empezó a disfrutar un poco más de la representación. Y a reírse tanto como su abuela. Bueno no, tanto no, porque su abuela estaba riéndose desde que había empezado la obra. Teo no lo entendía, la verdad.

Y el hombre decía, o los hombres decían, que estaban en el paraíso. Pero él sólo seguía viendo la cajita de madera de Harry Potter.

Luego llegó un momento en que Teo realmente deseó marcharse del teatro e irse a dormir. Porque durante un rato su abuela estuvo tapándole constantemente los oídos y Teo sólo podía ver lo que hacía el señor, y no oírlo. "Cosas de mayores" -le decía ella. Pero él quería escucharlo, más que nunca (el testarudo Teo...). Tuvo que conformarse con ver al señor hacer esparamentos extraños con las manos y poner muchas caras, distintas unas de las otras.

Y el hombre después cantó. Boleros, su abuela le dijo que eran boleros. Se subió a la cajita de Fluffy y cantó melodías muy lentas, con movimientos muy pausados, y Teo entrecerraba un poco los ojos porque el ambiente tan oscuro y tranquilo lo invitaba al sueño. Le recordaba a un viejo casette de su padre que le ponía cuando era más niño para irse a dormir.

Pero sin duda, la mejor parte de la noche fue cuando el señor se puso unas gafas de plástico que le tapaban los ojos. Las gafas mágicas de Nonsolum. Teo quería subir al escenario y pedírselas al hombre, pero sabía que su abuela se hubiese enfadado mucho con él y no lo hizo. Y Nonsolum, es decir, el hombre, comenzaba a comportarse de una forma ligeramente distinta a como lo hacía sin llevar las gafas. Y Teo volvió a acordarse otra vez del principio de la obra y todas las personas distintas que habían pisado el escenario en el cuerpo de una sola.

Cuando acabó la obra y aunque tenía bastante sueño, Teo aplaudió mucho. Aunque su abuela aplaudió más. Teo llegó a pensar que se le iban a caer las manos cuando salieran del teatro. Pero no fue así. De hecho, al salir no dejaba de decirle que la obra había sido una maravilla.
-Era Sergi López, Teo, Sergi López. ¿Cómo no va a ser una maravilla? -le repetía una y otra vez. Eso Teo no lo entendía. Para él, ese nombre no significaba nada. Para Teo, ese hombre era Nonsolum, el de las gafas mágicas.

A la mañana siguiente, Martes, Teo preguntó a su profesora de Conocimiento del Medio qué significaba Nonsolum. Matilde, que así se llamaba, le dijo que esa palabra no existía. Pero Teo, el testarudo Teo, no se dio por vencido y buscó a Soledad, la profesora de Lengua. Y ella le dijo que Non solum venía del Latín y que significaba "No solo". Teo le dio las gracias, salió al patio y se convirtió en Spiderman, porque aquel día era martes.